Río Bravo 2017

howard_hawksrio_bravo_trailer_4

Ayer hablé con una amiga mexicana de El Paso. Me dijo que el caudal del Río Bravo apenas llega al otro lado, los gringos adaptaron su frontera y siempre tuvieron más agua. Hoy, casi seco, aquel Río Bravo que inmortalizó Howard Hawks con John Wayne es un vago recuerdo, es la sed de Dean Martin, borracho de nostalgia por los que se quedaron atrás. Algunos, como el padre de mi amiga, nunca quisieron dejar su tierra. Por orgullo, por honor, con dolor. Prefirió la sed del alma.

Los flujos migratorios son necesarios, las fronteras son barreras para inmigrantes hechas por otros inmigrantes con dinero, con poder, nada más. Ahora, se reforzará esa barrera, será mayor y el río se secará del todo. A mis hermanos mexicanos les digo lo que les dije en USA, en aquel barrio de La Mirada Ave que me acogió:

“Olvídense de los Patrones, cambien su mentalidad, fuera complejos. Levanten la cabeza y siéntase orgullosos de su riqueza cultural, de sus raíces y empujen el carro de la familia con dignidad, nunca se humillen. Las barreras se irán abajo construyendo educación, humanismo e integridad, la integridad de un pueblo multicultural Unido, sin Estados, sin Barras, sin Trampas. Conserven la Estrella y no miren atrás, miren al frente”.

Esa última semana.

star13-710895_thumb

Unos indeseables pegan una paliza a una chica, un cazador se carga a dos guardas forestales, un marido estrangula a su mujer y la tira al río, unos aficionados de fútbol cuelgan una pancarta defendiendo a un presunto violador, un profesor abusa de sus alumnas… Noticias de la última semana. Vivimos en un maldito vertedero desprovisto de toda humanidad, la crisis empática es total, la sensibilidad se ha convertido en una extraña virtud. Me da miedo que sintamos vergüenza a cualquier mínimo gesto de amor, nos da reparo besar y sin embargo no nos da reparo críticar, odiar, envidiar. El mundo está enfermo y cada día se va más gente, las personas desaparecen y nosotros también, al menos preguntémonos ¿Qué hago yo? ¿Qué aporto en este tránsito? ¿Qué dejo al que venga detrás? Dejemos estela, brillemos con la empática sensibilidad. Aunque sea un instante, no pido más.

La la land, perfección asonante.

la

La la land es como el Jazz, perfección asonante. En Los Angeles descubrí que todo es diez veces más, tienes diez veces más posibilidades de triunfar y diez veces más posibilidades de fracasar. La la land es Los Ángeles, es la vida en Hollywood:

Competencia feroz, sueños que viven deprisa, café para llevar, atascos a cualquier hora, noches de color púrpura y Toyotas por doquier. Pero sobre todo Hollywood es talento y trabajo. La mejor obra de teatro que ví en mi vida fue en Ventura, cerca de L.A. y ayer lo volví a ver en el cine, todo lo hacían bien, interpretar, cantar, bailar y todo en directo. Ni siquiera importa que Ryan Gosling cante mal porque incluso es más auténtico. Y si, a pesar de que nos cueste ir a ver un musical, si no te gusta, si crees que te va a empalagar, no lo hace. Es amor al cine pero también a la realidad de la propia vida.

La la land nos cuenta una historia de tantas que ocurren en ese gran abanico social que es Hollywood, una camarera aspirante a actriz y un chico que vive al día y tiene su propio sueño, la casualidad, esa que no existe, hará lo demás. La trama musical no es excesiva, no desvía la atención de la historia siempre bien guiada. Los planos maravillosos, puro cine, movimientos que bailan al compás de los personajes y del propio paisaje. La ciudad es un personaje más, un personaje activo que respira cine, inspiración y nostalgia. No hay mejor atardecer que el angelino, tiene magia. La la land es una película mágica llena de vida y de momentos por compartir, o que te harán recordar, a mi me han hecho recordad momentos vividos, pasear por las estrellas y pensar que toda la ciudad es para mí. También subí al observatorio Griffith para verlo todo y hacerme una foto junto a la estatua de James Dean. Respirar cine clásico desde la cumbre de los sueños, sentirme libre y auténtico, ser tú mismo es el verdadero triunfo en la vida. Y para llegar a ser uno mismo es gracias a personas de vida que han estado a tu lado, es la clave, agradecimiento, jamás rencor al pasado. Sonrisas.

Emma Stone esta de Oscar, espectacular, actriz pura. Y Ryan Gosling…¿Realmente existe? Puede que sea parte de la historia de ella, es su pasado, su motor, su sueño pero no su realidad…hay que fijarse en sus zapatos…. Son de otra época, esa época de oro en Hollywood. Eso es La la land, pura magia…pasión.

 

Bar Bahar (In Between)

1475148678-barbahar_inbetween_

Bar Bahar es una película israelí dirigida por Maysaloun Hamoud, con guión de ella misma, que nos adentra en una realidad de mujeres que intentan ser libres en un mundo cerrado y del que pretenden escapar. Pero del mismo modo es un mundo al que pertenecen y se enfrentan a él con toda la fuerza y el coraje necesario para derrumbar los pilares de la hipocresía cultural de religiones, machismo y obligaciones impuestas. Un universo femenino magníficamente interpretado por Sana Jammalieh, Mouna Hawa y Shaden Kanboura que están sublimes. Mujeres que conviven en un mismo piso con diferentes realidades a las que harán frente. Nuestras protagonistas interpretan a la perfección sus diferentes roles con marcada personalidad y un dramatismo que traspasa la pantalla y hasta estremece. Hay momentos duros en el filme pero igualmente enternecedores que sobrecogen al espectador.

Bar Bahar(In Between)  representa dos mundos enfrentados a los que ellas hacen frente cueste lo que cueste desde diferentes realidades, unidas por el respeto y la pertenencia al grupo, un grupo marginal. Para escapar de la generalidad que les rodea utilizarán diversos vehículos como acto de rebeldía: Drogas, alcohol, fiesta y todas las armas que puedan usar para luchar contracultura, para erigirse como revolucionarias de una sociedad cercana y tradicional que oprime sus libertades más profundas, personas que quieren llevar su vida lejos del qué dirán. Ellas no quieren vivir en una libertad parcial, quieren algo pleno y lucharán por ello.

Bar Bahar es una genialidad nostálgica con planos maravillosos, una puesta en escena magnética y una música que te atrapa de principio a fin.

Hay un momento épico que te agarra al sillón cuando los ojos de Laila hablan en un primer plano maravilloso y dicen: “No voy a cambiar el rumbo de mi vida”.

*Bar Bahar (In Between) fue la película más premiada en el Festival de San Sebastián- Donosti 2016. Premio TVE Otra Mirada, el Premio de la Juventud y el Premio Sebastiane.

Magia en el Re Vallot

DSC_0354.JPG

Un cuatro de diciembre se hizo la magia en la Taberna del Re Vallot, en Bolonia. Los rumbos de la vida me habían llevado a este rincón inspirador de Via San Vitale, vitalidad en porches que protegen al escritor de una niebla evocadora, calle que conduce hasta un cruce de caminos guiados por dos faros a modo de torres: Asinelli y su hermana pequeña Garisenda.

En la Taberna del Re Vallot encontré inspiración y sosiego, además de una sorpresa espontánea, la que siempre te da la improvisada Italia. Después de comer como los ángeles gracias al Chef del piano, el señor Balanzone, me maravilló la voz de la bella Paola, con su sonrisa tan bonita, tan sincera, tan limpia… La autenticidad en definitiva de este salón boloñés. Y se hizo la magia, la conexión de cinco personas y un navarro que pasaba por ahí y se quedó para siempre. Paola sonrió cantando, improvisada, como la vida, saboreando esos instantes como si fueran los últimos, o los primeros de algo que perdurará para siempre en mi memoria. Previamente, había probado los mejores Tortellini al norte de la bota, aderezados por la guitarra del virtuoso Luigi, ingredientes de un cineasta que regalaba notas a cada acorde. La sonrisa de Claudia Cardinale interpretaba la mejor versión de Radiohead mientras contemplaba la luz de sus ojos, ¿Qué más se puede pedir a la vida cuando ya has tomado una  copa de Sangiovese?

La música seguía. No podía faltar el ingenio de Riccardo a la percusión y la presencia inspiradora de la señora Cintura, que observaba con admiración la escena.
Como decía la ironía de Rino Gaetano, el cielo siempre es más azul, aquella tarde fue de colores.

Gracias por vuestro talento: Max Balanzone, Luigi Giannotti, Riccardo Ingenio, Angela Cintura, Paola Elle y el mejor Aperol Spritz del gran Pasquale Rodà.

La magia de la Taberna del Re Vallot existe, yo la viví.

fb_img_1481325657301

 

dsc_0356-1

Madrugada del sur.

archiEn este 2016 he vivido duros momentos en lo personal, la pérdida de seres amados, pero también instantes mágicos, como aquella noche inolvidable que viví junto al famoso escultor Jesús Martínez Labrador, de la mano de mi amigo eterno, el periodista Alejandro Sánchez del Olmo. En aquella madrugada andaluza, en Archidona, bebimos cervezas junto a dos gatos, recordamos amores, admiramos esculturas, litografías que susurraban los recuerdos de aquella mujer… que me perdió.
Y cuando desconectamos la música de fondo, nos inundó la voz del poeta Don Antonio Gamoneda a las cuatro de la madrugada, directo al corazón, en estéreo. Guardo en mi alma la magia de un encuentro de genios, de luz que ilumina toda inspiración posible, mis amigos de Archidona, locos de la noche, poetas a borbotones. Tres dibujos me eligieron. Os debo una noche por siempre, para siempre. Como dijo Alejandro:

“Cuando creí que todo estaba perdido, un día la corriente me trajo las velas para escapar de esta isla. Nunca sabes lo que la vida puede traer un día cualquiera …” Aquí tengo para siempre esa obra: “Libro sobre el mar,” sus letras suspendidas sobre un océano de nostalgia mantienen vivo el fuego de mi recuerdo.

Feliz Navidad amigos.

Animales nocturnos

091516-nocturnal-animal-lead

Debemos cuidar a quien nos ama, ese es el mensaje que nos quiere dar un estético pero también profundo Tom Ford.

“Animales nocturnos” habla del ser humano ejerciendo hábilmente un vehículo literario. La narración se apoya en la lectura de un libro que se introduce en la mente de una mujer, una mujer fría e infeliz que vive en un mundo de apariencia tan vacío como el éxito que cree tener. Ford nos propone un universo estético con clase y gran estilo en donde lo grotesco es físico y no moral, y en donde el arte se forma y se deforma a través de una sociedad de consumo, que vende su alma a través del arte de la vanguardia neoliberal, dejando a un lado los valores del talento que se canalizan por medio de la sensibilidad. El sentido de lo que etiquetamos como débil cobra una dimensión olvidada, que no perdida, y se erige como la fuerza vital de esa minoría silenciosa y emocional que se representa en la figura del escritor. El dolor, la ambición y la venganza en forma de lección de vida sin querer ser pretenciosa con una elegancia tan sublime que asusta, todo ello con la constante del color rojo en los momentos más decisivos y trágicos.

Amy Adams colosal en una interpretación imponente, Michael Shannon con todo el carisma justiciero y anacrónico de un personaje fuera de su tiempo… Todo aquello que seguramente quiso ser el personaje de Jake Gyllenhaal que comprobamos que sigue en forma después de su magnífico trabajo en Nightcrowler. En definitiva, una obra de arte firmada por un Tom Ford al que deseamos todo lo mejor y que, de seguir así, puede encauzar una carrera muy brillante.

Animales nocturnos es la destrucción de la frialdad estética a través de la estética emocional.

Y recuerden, escribo…porque queda para siempre.

Debemos cuidar a quien nos ama.