La la land, perfección asonante.

la

La la land es como el Jazz, perfección asonante. En Los Angeles descubrí que todo es diez veces más, tienes diez veces más posibilidades de triunfar y diez veces más posibilidades de fracasar. La la land es Los Ángeles, es la vida en Hollywood:

Competencia feroz, sueños que viven deprisa, café para llevar, atascos a cualquier hora, noches de color púrpura y Toyotas por doquier. Pero sobre todo Hollywood es talento y trabajo. La mejor obra de teatro que ví en mi vida fue en Ventura, cerca de L.A. y ayer lo volví a ver en el cine, todo lo hacían bien, interpretar, cantar, bailar y todo en directo. Ni siquiera importa que Ryan Gosling cante mal porque incluso es más auténtico. Y si, a pesar de que nos cueste ir a ver un musical, si no te gusta, si crees que te va a empalagar, no lo hace. Es amor al cine pero también a la realidad de la propia vida.

La la land nos cuenta una historia de tantas que ocurren en ese gran abanico social que es Hollywood, una camarera aspirante a actriz y un chico que vive al día y tiene su propio sueño, la casualidad, esa que no existe, hará lo demás. La trama musical no es excesiva, no desvía la atención de la historia siempre bien guiada. Los planos maravillosos, puro cine, movimientos que bailan al compás de los personajes y del propio paisaje. La ciudad es un personaje más, un personaje activo que respira cine, inspiración y nostalgia. No hay mejor atardecer que el angelino, tiene magia. La la land es una película mágica llena de vida y de momentos por compartir, o que te harán recordar, a mi me han hecho recordad momentos vividos, pasear por las estrellas y pensar que toda la ciudad es para mí. También subí al observatorio Griffith para verlo todo y hacerme una foto junto a la estatua de James Dean. Respirar cine clásico desde la cumbre de los sueños, sentirme libre y auténtico, ser tú mismo es el verdadero triunfo en la vida. Y para llegar a ser uno mismo es gracias a personas de vida que han estado a tu lado, es la clave, agradecimiento, jamás rencor al pasado. Sonrisas.

Emma Stone esta de Oscar, espectacular, actriz pura. Y Ryan Gosling…¿Realmente existe? Puede que sea parte de la historia de ella, es su pasado, su motor, su sueño pero no su realidad…hay que fijarse en sus zapatos…. Son de otra época, esa época de oro en Hollywood. Eso es La la land, pura magia…pasión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s