Robert Vaughn, el séptimo magnífico.

robert-vaughn-3

Robert Vaughn siempre tuvo ese porte elegante de chico bien. Desde que fui un niño su figura me fascinó: Clase, elegancia y siempre discreción. Me sobrecogió su marcada personalidad de pijo atormentado en “The Young Philadephians”(1959) junto a Paul Newman, haciendo de un amigo de clase alta venido a menos, atormentado y castigado por la vida. Su interpretación me conmovió, inolvidable, le valió una nominación como mejor actor de reparto en la gala de los Oscar de 1960. Su saber estar de vida acomodada siempre acompañó al actor en mayor o menor medida. Ese mismo año interpretaría al legendario “Lee” en la eterna “Los siete magníficos” de John Sturges. Su carismático personaje era un arruinado y elegante pistolero que vivía por encima de sus posibilidades, y había perdido su valor. Chris (Yul Brynner) le daría la ultima oportunidad de volver a ser alguien uniéndose al grupo y siendo para siempre uno de los siete magníficos. “Lee” aceptaría, para reencontrarse consigo mismo y recuperar su honor perdido, una fórmula que se ha repetido a lo largo de la historia del cine pero nunca con la misma esencia. Además Vaughn nos dejó diálogos memorables, como cuando Brynner va a buscarlo y acepta el trabajo porque: “Tengo que pagar el rincón mas elegante de esta sucia pensión en donde vivo, eso y un plato de alubias al día, diez dólares”. O cuando está en la habitación y recuerda sus mejores años mientras atrapa moscas y piensa en lo rápido que era con el revólver. Pero siempre hay una oportunidad y le llegaría, todos los magníficos tuvieron su segunda oportunidad, puro romanticismo.

Lo cierto es que “Bob” Vaughn como lo llamaba su amigo Steve McQueen, se lo pasó muy bien durante el rodaje y nos dejó anécdotas como ésta:

“Por aquel entonces la estrella consagrada era Brynner y la máxima obsesión de McQueen fue continuamente superarlo. Tuvieron una rivalidad muy fuerte durante el rodaje, pero siempre sana. Los piques eran continuos e incluso, cuenta Vaughn con sentido del humor, “Un día Steve me despertó a las 5 de la mañana, entró a mi habitación y me dijo: ese calvo cabrón… ¿Has visto que pistola tiene? y su caballo ¡Parece un elefante! Sin duda esa era la diferencia entre una estrella y yo, ellos dormían con dificultad yo dormía a pierna suelta”. Nos relataba Bob.

Durante la década de los 60 Vaughn interpretó a un personaje que pasaría a la historia, “Napoleón Solo” en la serie de éxito “The Man from U.N.C.L.E.” (1964-1968) un agente secreto secundado por otro gran actor, el rubio David McCallum. La serie tenía un arranque envolvente y tuvo mucha repercusión.

A finales de los 60 participó en la mítica Bullitt (1968) de nuevo junto a Steve McQueen en el rol de Walter Chalmers, un oscuro y ambicioso político que le ofrece protección a cambio de algo. Estamos ante una interpretación soberbia con unos diálogos al más puro estilo del mejor cine negro.

No faltarían superproducciones junto a los grandes, como por ejemplo “El Puente de Remagen”(1969) o presente en el elenco de la apoteósica “El coloso en llamas”(1974), de nuevo con el director John Guillermin. Fue el villano de Superman III (1983) y el entrañable y único jefe del Equipo A en 1986, el General Hunt Stockwell, apareció hasta en Delta Force y trabajó prácticamente hasta su último aliento.

No puede faltar su estrella que fotografié en el paseo de la fama cuando e la encontré caminando, uno de los secundarios más grandes, discretos y elegantes de la historia del cine. Durante un tiempo pensé que era familiar del actor Kyle MacLachlan, por su parecido físico de juventud, siempre me recordó a él. Otra de las anécdotas que recuerdo es la del final del propio Steve McQueen, estuvo con él hasta el final en Ciudad Juarez, como los viejos pistoleros. “Siempre recordaré las últimas palabras de mi amigo Steve cuando postrado en la cama descubrí un revólver bajo su almohada, “Tranquilo Bob, no soy capaz de hacerlo”, me dijo con una mirada que jamás olvidaré, estuve junto a él hasta el final”.

No te olvidaré Bob, descansa en paz y vuelve con los otros seis que ya te esperan montados a caballo para dormir en aquel pueblo fronterizo, ente blancas sábanas, recordando tiempos mejores. Gracias por tu cine. 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s