El cierre de los cines Carlos III

_carlosiii_77dbcf6d

EL CIERRE DE LOS CINES CARLOS III.

Nuestro ocio se está convirtiendo en el consumo de lo físico olvidándonos de lo emocional. Cuando un cine, un teatro o una biblioteca se cierra se apaga la luz de lo mágico. El pálpito de la ilusión y el viaje de la imaginación nos devuelve a la realidad impuesta de las grandes superficies, del paseo consumista que olvida al consumidor.

En todo cine hay un recuerdo, una película con tu padre, madre o pareja, una situación que conlleva ‘El Momento Vivido’. Ahora el momento vivido pasa a ser un día más en el hipermercado, nos hipotecamos el alma en pasillos de congelados, de estanterías a 0.99, de artículos en oferta, de estímulos visuales. Pasamos la tarde comprando cosas que más tarde se rompen y nunca se arreglan, ya nada se arregla. Ya no hay ropa para los domingos, ya no hay parches en las rodillas. Ahora nos quejamos de que han cerrado la tienda precisamente el domingo y no podemos comprar, estamos en crisis; en crisis empática.

¡Qué razón tenía John Carpenter! el director neoyorkino allá por 1988 nos dejó una peli de serie B que hoy golpea nuestro día a día: “They live” (En España “Están vivos”) En aquella realidad, un mundo gobernado por alienígenas con aspecto humano, ellos veían nuestro mundo con una óptica de consumo imperativo y feroz, con carteles que dictaban palabras como “Consume”, “obedece”, “confórmate”, “compra”…Estamos ya en el mundo de Carpenter, y como Roddy Piper, el protagonista, unos pocos poseen esas gafas especiales con las que pueden ver la realidad. Son unas gafas mágicas, yo las tengo en un cajón llamado recuerdo. Debemos recuperar la magia.

Una vez un sacerdote activista me dijo: “Estamos perdiendo el contacto con lo mágico”. Hoy he vuelto a ponerme esas gafas cuando he preguntado a mi madre con qué momento se queda de los Carlos III, a lo que ella ha respondido:
“Me quedo con dos, el estreno de Tiburón y sobre todo cuando te llevé a ver E.T. en segunda fila, inolvidable”.
Esa fue la primera vez que fui al cine, me llevaron mis padres. Aquella tarde en el cine, en ese cine Carlos III ya es un recuerdo, dentro de poco será otra cosa, solo eso.

They-Live-4

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s