Crónicas Normandas -Capítulo 12- Rennes y Vitré.


Rennes tiene un casco antiguo encantador, casas de madera y calles ancladas en el Medievo. De camino hemos comprado pan en Antrain y nos disponemos a comer en plena calle. Una plaza de Rennes nos acoge con la tranquilidad de un tiempo tibio y el buen café de sus terrazas.

Rennes es una ciudad ágil, joven y dinámica. Sus calles son el espejo de universitarios callejeando entre casas centenarias de madera añeja. Una ciudad que parece prestar atención a los mínimos detalles. Antigua capital del Ducado de Bretaña su corazón parece confluir en la Place de la Mairie, punto de partida de hogares de ensueño de siglos XVI y XVII.

Descubrimos poco más tarde Vitré, preciosa localidad con un castillo muy evocador. La curiosidad se da al plasmar la foto del chateau donde nuestra improvisada fotógrafa nos deja al cuidado de su perrillo para poder sacar la instantánea. La ciudad la hemos descubierto por casualidad y ha sido increíble. De vuelta para casa cenamos en Pontorson, como no Gallettes. Al día siguiente llegaríamos a Commes en Bayeux donde nos esperaba la Normandía más dura de los combates del Día D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s