CRÓNICAS NORMANDAS, CAPÍTULO 7 -De Avranches a Fougeres.-


Eran las 7 de la mañana del 18 de agosto de 2011 cuando el amanecer de Moidrey nos daba los buenos días, y se dibujaba en el horizonte la silueta del Castillo de Saint Michel, un bucólico molino recortaba el paisaje que nos invitaba a recorrer sus campos. Tres horas de paseo por los muros del citado castillo para poner rumbo a la ciudad que liberó el General Patton. Avranches.
<Llegamos a Avranches con el pensamiento en blanco y negro, su cartel en color me recordaba las fotos de los combates aliados de otro tiempo no tan lejano. Y en la plaza de la Victoria se erige un tanque y un busto, como no del General Patton que liberó la ciudad del dominio nazi. El tanque Sherman en perfecto estado con la estrella blanca y reluciente. Varias personas que nos ven desde sus vehículos nos hacen la “V” con la mano y sonrientes al ver que sacamos fotos a la victoriosa rotonda. El café Patton nos sirve un café fuerte (como suponía) tras comer plaza arriba. A la salida del pueblo foto obligada junto al cartel que señaliza el lugar, con la mano en uve por supuesto. Ecos del pasado escucho a lo lejos, parece el sonido de carros de combate que se acercan, rápidamente pongo rumbo a Fougeres, la pequeña Edinburgo.

Fougeres es un precioso pueblo amurallado con unas espectaculares vistas desde lo alto. El recorrido está muy bien explicado para turistas despistados como yo y se disfruta del itinerario. Un callejón olvidado llama mi atención, no viene en la guía pero mi intuición e imágenes en blanco y negro de nuevo llegan como diapositivas de otro tiempo. Ante mi una placa en lo alto con una breve inscripción: “Plaza de los fusilados”. En una plazuela adjunta se encuentra la habitual estatua que homenajea a los franceses caídos en la I y II G.Mundial y otras guerras como la de Argelia o Indochina, nombres de personas que pertenecen al pueblo.

Hacemos unas preciosas fotos a la ciudad amurallada desde lo alto que conserva intacta su belleza medieval.
A la vuelta nos espera como casi siempre Cancale, cena romántica de moules y ligera sidra en una terraza junto al mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s