CRÓNICAS NORMANDAS -Capítulo 6- Iglesia San Salvador de Dinan.


CRÓNICAS NORMANDAS –Capítulo 6- Iglesia San Salvador de Dinan.

Nos remontamos a las frías Navidades del año de Nuestro Señor 1066 en una aldea bretona llamada Dinan, laberínticas callejuelas abrigadas al calor de hogares de artesanos y comerciantes, pequeños cobijos de madera de media lumbre y aliento de res, allí conviven señores y serviles de superstición y fe, trabajo y sudor, frío y abrigo. La necesidad de hambre y rezo hace que las oraciones de los feligreses orienten su credo a un templo digno, así se compromete Olivier de Dinan, Señor de la aldea, pero la Iglesia que construye pronto pedirá amplitud, sin oro pero con incienso y mirra el pueblo prospera y medio siglo después un joven y atrevido caballero llamado Rivallón el Rojo parte con su palabra de volver de las Cruzadas y construir una digna Iglesia acorde con su valor y arrojo entregado en Palestina, así lo hace y vuelve con la promesa cumplida de su espada iluminada por la Santísima Trinidad, con ese ímpetu comienza la construcción del santuario.

La obra románica nos saluda con su León y Toro, su pila bautismal de granito, su altanera nave sur y sus altas columnas maravillas del 1120 d.C. Hieráticas nos observan las estatuas de la fachada petrificadas, los leones sobre los cuales se yerguen, los doseles que las guarecen, los vaciados del muro meridional, los animales, monstruos y criaturas terribles y simpáticas a su vez que nos siguen escrutando 800 años después. Rivallón el Pelirrojo, realizó un alarde de divinidad sepultando para siempre el embrujo de su pelo rojo y los rumores de su poder de mil demonios, había vuelto de la muerte al atardecer con la espada de luz en su mano para edificar la fe de su pueblo, Dinan. Y así lo hizo.

Rivallón Le Roux mezcló la experiencia de su cruzada en los muros de su Saint-Sauveur, rodeándose de los mejores maestros, imagineros, arquitectos y canteros de la región; se inspiraron en el arte bizantino y estilo Persa Sasánida así como el mejor arte románico del Poitou. Así nos dejó su legado de guerra y fe adquirido en tan lejanas tierras.

Al penetrar en su interior un estruendo nos saluda con sus acordes, es el órgano Cavaillé-Coll construido en 1838 y reformado en 1966, con el sonido envolvente apreciamos el muro románico del S. XII, la Nave, el Crucero y el Coro que llama la atención al estar ligeramente descentrado y que data de principios del S. XV. La Nave Lateral Norte fue edificada en 1480 y los 90 bancos de madera fueron colocados en 1845, apreciemos que el templo se ha sometido a una continua evolución, el interior del porche es del siglo XV con columnas y capiteles esculpidos, en donde entre otras figuras aparece de forma sorpresiva un extraño camello.
Cinco capillas conforman principalmente el conjunto de la Iglesia:
La capilla de la pila bautismal del S. XV, la curiosidad del elemento central, la propia Pila, se da al observar los cuatro personajes vestidos con túnica que sostienen la copa. Otras capillas completan el cuadro, la antigua Capilla de la pila bautismal con una llamativa vidriera o la capilla de San Roque en donde no puede faltar una pintura de San Roque y su perro del S. XVII.
La capilla de San Mathurin del S. XV honra la memoria de los religiosos trinitarios que dirigían un hospital en la calle de los pescateros de Dinan, desde 1366. Otras pinturas destacan como las del propio San Maturín y la de San Jacinto. La última capilla, la de San Clemente está dedicada a la Asunción de la Virgen y destaca una vidriera de los Santos Oficios.
Todas las capillas coinciden en su carácter funerario, se aprecian antiguos nichos sin inscripción, tal vez borrados por el paso del tiempo.
Al caminar entre sus muros impresionan sus enormes pilares de 1507 que sobre ambos brazos del crucero sostienen el campanario.

La curiosa capilla del Rosario de finales del S.XV fue la sede de la corporación de los curtidores, los zapateros, los obreros del cuero, todos ellos bajo la protección de San Crépin, españolizado San Crispín, etimológicamente viene de la palabra griega crepís, que significa zapato, calzado, se forma el sobrenombre Crepín, que significa zapatero; y que como no tiene suficiente acomodo en la lengua española (aunque sí en la francesa, de la que es originario), se asimila al más parecido, que es Crispín, o Crispiniano derivado del latín crispinus o crispus, que significa “de cabello rizado o ensortijado” y que nos da igualmente el apellido “Crespo”. Por esos caminos laberínticos vino San Crispín, Santo patrono elegido desde antaño por el gremio de los zapateros.

Precisamente el nombre de Crépin es muy frecuente en el norte de Francia, sobre todo en Bretaña y Normandía, ya que tradicionalmente se narra que en el año 285 dos nobles romanos fueron enviados a evangelizar las Galias teniendo tanta repercusión que hasta hoy en día son considerados como apóstoles en esta zona de Francia, trabajaron con ahínco en el oficio de zapateros para ganarse la vida evangelizando a la vez y dando ejemplo a sus fieles, de ahí su patronazgo al gremio.
Desafortunadamente para ellos sufrieron la persecución de Diocleciano y San Crispín y San Crispiniano padecieron una brutal tortura de forma estoica hasta la extenuación para finalmente ser decapitados. Sus cabezas se veneran en la iglesia de San Lorenzo de Roma y sus cuerpos se encuentran en Soissons, ciudad situada en el departamento de Aisne (Francia).

Pero sin duda lo que más llamó mi atención fue el Cenotafio del corazón de Bertrand Du Guesclin (citado en mi anterior artículo) El propio caballero quiso que a su muerte (en 1380), su corazón fuese transportado al convento de los Dominicos de Dinan, pero durante la Revolución francesa desapareció. En 1810 el corazón apareció dentro de su piedra tumularia o pichel (recipiente relicario) y fue depositado en nuestra iglesia de San Salvador.
El siglo XV fue el siglo de oro para los dinanenses, crecimiento notable de la población, enriquecimiento cultural y comercial o embellecimiento de las casas con pilares y entramados fastuosos, además se reforzaron las murallas para mayor protección del exterior ante los más que posibles ataques y se edificó una torre comunal, como no, fue preciso ampliar la iglesia de Saint Saveur. En 1480 se comenzó a ensanchar la nave construyendo en el lado norte una nave lateral de estilo ojival, flanqueada por cinco elegantes capillas. Sufrió lo suyo ya que fue derribada por la parte superior de la fachada y reedificada dotándola de un ancho ventanal. Se prosiguió la construcción con dos brazos de crucero, después, en 1507 se añadió el Coro y las nueve radiantes capillas. Con una duración total de las obras de 150 años. Sin embargo el conjunto del edificio ostenta una homogeneidad que no excluye el contraste.
Se concluyó esta obra de tan larga duración, en el siglo XVII, con la edificación del célebre campanario, de tres pisos, tan solo levantado 10 años antes de la Revolución francesa.
Única por su arquitectura, la iglesia lo es igualmente por su mobiliario, por esa ornamentación de altares, retablos, cuadros y obras de arte elaboradas por el pueblo de Dinan, con sus propias manos, han sobrevivido a no pocas guerras asedios y tempestades de todo tipo y condición, allí siguen desafiando al tiempo y susurrando cariño y admiración. Un conjunto único de más de 12 altares y retablos de madera pintados a mano y construidos entre 1666 y 1817, retablos que figuran entre los más hermosos de Bretaña.

La iglesia de San Salvador tiene el honor de llegar a ser considerado Templo de Ser Supremo durante nada menos que la Revolución Francesa, dualidad castigada con el otro honor de albergar un almacén de heno. Devuelta al culto en el año 1800 sigue entre nosotros dictándonos las letras de su ajetreada historia, y sin duda continúa en pie firme y esbelta.
En el siglo XX la Iglesia fue elevada a Basílica, en 1942 el maestro vidriero Luis Barillet colocó unas modernas vidrieras dando énfasis a su elegante y discreta figura siempre en armonía con el propio tiempo.
Saint-Sauveur tiene la fuerza de la cruzada de aquel Rivallon-Le Roux, caballero y guerrero de pelo rojo que edificó el propio atardecer de Palestina en Dinan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s