Las águilas azules.


El movimiento magistral de cámara nos acerca al rostro de Bruno Stachel, ese Peppard exquisito de clase innata. Interesante perfil el de este oficial de origen humilde que tan pronto nos acoje con su ternura como nos aleja con ese ímpetu de ambición congelada. “El max azul” esa máxima distinción alemana en la primera guerra mundial, impulsa un afán de superación infinita de valores románticos ya perdidos. El “respeto” al enemigo murió con esta guerra, con el fin de los dias para los antiguos imperios. Conceptos hoy casi perdidos como el de la nobleza y el honor, unos códigos que no estaban escritos y regían en los corazones aéreos de rivales en el aire, pájaros de otro tiempo planenando en el azul de algo que simplemente respondía a las… Cuestiones del cielo.
En el último plano, el cigarro pensativo de un hombre triste y solitario que siempre buscó su sitio entre los mejores.

<

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s