El rubio que susurraba a los caballos.


Es Robert Redford un referente en el cine, y actualmente un ejemplo a lo que impulso cinematográfico se refiere con su Festival de Sundance. Por cierto dicho festival lleva el nombre de su personaje en la gran Dos hombres y un destino papel que en su día rechazó Steve McQueen y por el que fue recomendado por su amigo Paul Newman, que por entonces apenas se conocían y fue desde ese encuentro donde forjaron gran amistad. La sintonía entre ambos haría que cuatro años después harían duo en la genial película El golpe en la actualidad sus encuentros son habituales y hace poco se rodó un simpático reportaje en Westport localidad donde vive Newman, fue allí en Nueva Inglaterra donde ambos recordaron tiempos pasados y hablaron entusiasmados sobre sus vidas sin parar de gastarse bromas.

La vida de Redford estuvo plagada de obstáculos y de interpretacíon, algo que sin duda ayudaría a superarlos.

Su juventud estuvo marcada por turbulencias de todo tipo. La muerte de su madre cuando sólo tenía 18 años y su aversión hacia los estudios hicieron que tardara en encontrar su camino. El alcohol y las pandillas callejeras sustituyeron su pasión por el deporte y, con 20 años, decidió largarse a Europa para ser pintor.

Entre París y Florencia (escapadita incluida a España) se gastó todo el dinero y, más centrado, decidió volver para empezar su carrera como actor. Estudió interpretación en Nueva York, se casó y tuvo tres hijos al tiempo que se centraba en el teatro. Primero debutó en Broadway y, poco más tarde, en 1962, hacía lo propio en el cine con War Hunt.

Sin embargo su gran año fue 1969. Ese año Redford protagonizaría Descalzos por el parque junto a Jane Fonda y meses más tarde la citada Dos hombres y un destino junto a Paul Newman. Encumbrado ya definitivamente el rubio actor consiguió imponer su talento a la etiqueta de sex symbol y gracias a títulos tan memorables como Las aventuras de Jeremiah Johnson,(peli que recomiendo con fervor) El candidato, El golpe, Todos los hombres del presidente o Brubaker(Otra magistral) se ganó el respeto de todo el mundo del celuloide.

Conseguidos sus propósitos como intérprete se marcó nuevas metas y en 1980 dirigió Gente corriente, su primer filme como realizador. Con esta cinta ganó el Oscar a la mejor película y al mejor director. (curiosamente como actor no había conseguido ninguna estatuilla) y desde entonces ha intercalado sus apariciones delante y detrás de la cámara. También ha hecho incursiones en el campo de la producción y se ha volcado en ayudar al cine independiente desde su centro de operaciones de Sundance, en Utah, donde también tiene su rancho.

Robert Redford, el mito, acumula una carrera sembrada de éxitos y reconocimientos: nominado al Oscar como mejor actor por El golpe, ganador de una estatuilla por Gente corriente y vuelto a nominar por la dirección de Quiz Show, Redford recibió el Oscar Honorífico por el conjunto de su carrera en el año 2002. Un premio emblemático para un personaje más que emblemático.
Sin duda recomiendo Los tres días del condor, Brubaker, Las aventuras de Jeremiah Johnson, y como no su amor reflejado en la pantalla hacia la naturaleza y la fotografía de los espacios abiertos porque si, este rubio es El hombre que susurraba a los caballos
Los tres días del condor, comienza la cuenta atrás…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s