Alfred Hitchcock, el verdadero protagonista.

Siempre estuvo ahí, recordándonos que él, solo él, era el protagonista, su sello inconfundible firma de autor, genio, inaccesible, difícil, duro pero genio. Pasea la silueta incofundible que en cada fotograma impregnaba con su presencia de angustia tortuosa que hacía dulce el suspense. La amargura convertida en arte y Alfred paseando entre sus obras como atrapado en ellas para siempre ante nuestros atentos ojos. Descansa en sus películas entre las sombras alargadas de una redonda forma de hacer cine. Estilo de un orgullo que a todos nos atrapa, descuida la técnica, pero nunca necesitó de efectos especiales porque siempre nos hizo ver que su ingenio lo inundaba todo, nos mira, nos observa… y se enfada si nos olvidamos de él. Por eso hoy le recordamos porque no queremos que se enfade, queremos acordarnos de su mundo, ese mundo que creó para por siempre quedarse allí. Alfred Hitchcock siempre fue el verdadero protagonista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s