Mikel Navarro: «Hollywood es un gran pastel en donde la competitividad es tan feroz como los favores sexuales» — Christian Campos

Llegó el día. Si eres lector habitual de este blog recordarás que, hace unos meses, el crítico de cine Mikel Navarro y quien esto escribe nos comprometimos a realizar una entrevista para profundizar en algunas de las películas que han cambiado la forma de entender el cine. Desde ese momento hasta hoy, las últimas noticias […]

a través de Mikel Navarro: «Hollywood es un gran pastel en donde la competitividad es tan feroz como los favores sexuales» — Christian Campos

Anuncios

El Señor Andrés, portero del Teatro Gayarre (Pamplona)

C5C18776-B841-48EE-8D16-C55BACF6295B

La figura del portero de cine o de teatro, el acomodador era una parte más del espectáculo (Para bien o para mal) emblemática figura que con su linterna Cegasa, una especie de ladrillo cegador, alumbraba la butaca correspondiente o deslumbraba a quien se comportaba de forma improcedente. El Señor Andrés fue el portero más carismático del Teatro Gayarre de Pamplona, ya nadie se acuerda de él, es uno de esos personajes que quiero rescatar del olvido así como su digna profesión. El 7 de febrero de 1940 Diario de Navarra decía así:

“…El señor Andrés hoy cuenta con la admiración y el trato de la noble gente rica que disfruta de altos cargos como del modesto obrero que destina algunos cuartos al recreo del espíritu en el arte de Morano.
Y el señor Andrés, tan tieso a pesar de los años, luce el tipo con prestancia y fino garbo con su bien puesto uniforme, sin arrugas, limpio y majo; y al mirarle así en la puerta con tan digno desenfado, le contempla todo el mundo con bondad y con encanto y en su honor todas las lenguas se deshacen en halagos.

-Estos son hijos de aquellos que tenían aquel palco- El señor Andrés me dice con nostalgia recordando a familias pamplonesas de gran lujo y rango, que pasaron por la puerta del “Principal” derribado. Y yo pienso en tanto tiempo ¿Qué montón tan elevado formarían los billetes que han pasado por sus manos? Porque habiendo un par de puertas los espectadores raudos entran más por la que guarda el señor Andrés amado… ¿Atracción y simpatía del portero? ¡Sin dudarlo! Vale mucho su respuesta al saludo cotidiano:

-Señor Andrés buenas noches.

-Muy buenas y bien llegado.

¡A las bibliotecas!

33515ED9-7F20-4867-8857-331D57D0B135Debemos luchar para que los libros no se conviertan en un recuerdo. Vivimos en una sociedad-nube en donde archivamos fotos y documentos en un limbo llamado servidor, como una realidad paralela a la física, pero sin embargo subimos nuestro físico para simular una realidad que no es la nuestra sino la que creamos en las redes sociales.

Medimos los méritos a través de “likes” y damos “me gusta” para que nos los den a nosotros, es un intercambio en muchos casos interesado.
El contacto físico se está perdiendo con todo. Los niños ya no juegan en la calle, lo hacen a través de conexiones en red, una red que nos ha atrapado de forma impersonal, que nos hace perder el sabor del momento en pro del escaparate ajeno. En esa red no existe la mirada, no se ven los ojos de nuestro interlocutor, no percibes su gesto ni ves su sonrisa, todo se intepreta; todo se presupone. Un mundo de salón en donde somos jueces y testigo alimentando nuestro ego de inmediatez, huérfanos de reflexión, huérfanos de pausa en un orfanato digital ante la ausencia de la madre lectura. Esa madre lectura en forma de libro la tenemos condenada al asilo de la Biblioteca, a la que acudimos como refugio de consejo y documentación porque es ahí en donde habita gran parte del conocimiento. Pero este último reducto no es un espacio de retiro forzado, es un espacio vital, de luz, en donde reside la esperanza gracias al esfuerzo de las personas que allí trabajan, por ello las biblotecas se han convertido en un lugar real en donde los niños acuden con ilusión, en donde hay un mundo por descubrir. Ellos son la esperanza de su conservación, de nuestro futuro a través de las raices de nuestro legado, por ello hago un llamamiento a donar libros y películas a la red de bibliotecas públicas, porque la digitalización de la cultura esta acabando con su contacto físico.

Es resonsabilidad de todos conservar nuestra cultura y que pueda estar al alcance de los ciudadanos. Acudid a los estantes y sacudid el polvo del tiempo para que esas películas, esos libros, sigan contando sus historias a todos los niños que sueñan con descubrir nuevos horizontes, con ser los protagonistas de tantas historias que quedan por contar. Recuperemos entre todos la magia de la capacidad de sorprender a través de las letras, porque la educación es la base del desarrollo y ellos guiarán los pasos de los que vengan detrás.

Likes de Calidad

Likes de Calidad.
Formamos parte de una sociedad que vive de cara al exterior con la ansiedad crónica de esa víctima de sobredosis digital, debido a una ingesta abusiva de internet. Estamos sumidos en una vorágine atropellada de ego apoyada principalmente en el físico y en ocasiones en la pseudo intelectualidad y el cuñadismo. Una segunda vida que algunos se esfuerzan en plasmar representando un forzado teatro que se repite una y otra vez, esclavo de la postura y la mentira.

Entre masivos likes de poses semidesnudas de Instagram, influencers con el pelo teñido, máquinas de gimnasio, cuerpos en bikini, buscadores de tendencia y no de verdad…hay quien trata de aportar profundidad. Esa profundidad que pasa desapercibida, que no es premiada en masa porque lo que prima es el mensaje, el carácter y la actitud, valores que dan miedo y la sociedad enmascara con falsas ilusiones de cuerpos favorecedores según el ángulo.

Hay que destacar como sea por encima del otro pagando un precio, comprando seguidores, dignidad, filtros y amigos. De ahí que yo cada día valore más el “like de calidad“ y es que prefiero un “me gusta” otorgado por la pausa que mil por la tendencia, por la marea y el borreguismo, por la burla y el menosprecio. “Dame un like para dar a cambio otro”, debemos cambiar ese concepto. Somos una contradicción dominada por los estímulos que de vez en cuando conecta con la realidad. Solo hace falta detenerse una vez al día, pensar diez minutos y poner en una balanza lo que realmente somos, tal vez entonces nos demos cuenta que lo que otorga el verdadero like es ser nosotros mismos, tener personalidad y confianza. Necesitamos querernos mucho, más allá de la autoestima que da la pantalla de un móvil. El like de calidad no es masivo pero aspira a serlo algún día, algún día, algún día.

(La foto la saqué en Padua por casualidad)

DBAA2C5C-45CC-4526-BE53-56F00AB49E72

María Pinar

3C65F621-51FE-4221-A7AE-1B8AAA544E43

La tarde era lluviosa pero mantenía una temperatura agradable para ser 3 de noviembre. Las calles de Sevilla brillaban sedientas de historias por contar. Angie y yo caminábamos ajenos al mundo. Al doblar la esquina, en la Plaza de la Magdalena, una señora reclamó nuestra atención:

-Disculpe joven, perdone que le importune ¿Tiene usted aplicación para saber cuándo llegará el próximo autobús de línea?

-No señora -respondo- pero creo que no tardará en llegar,
-Unos diez minutos calculo -añade Angie-
(La mujer sonríe) ¿Ustedes no son de aquí verdad?
-No, yo soy de Pamplona y ella de Cádiz.
-¡Ah Pamplona! Yo trabajé mucho en el teatro Gayarre.
-¿Es usted actriz?
-Lo fui durante muchos años, me llamo María Pinar.
-Encantado, yo Mikel Navarro
-Son muy guapos ustedes y usted muy bella, ¿Cómo se llama?
-Angie, encantada.
-Es un placer que me hayan atendido, hoy en día la gente no hace mucho caso a las personas que necesitan ayuda, además no entiendo muy bien cómo van estos horarios.
-Creo que no tardará mucho.
-A veces diez minutos es demasiado tiempo. (Dice María casi susurrando)
-Entonces usted trabajó en el teatro…
-Y en el cine también, con algunos de los más grandes: José Bódalo, Pedro Osinaga, Arturo Fernández … Paco Martínez Soria, menudo era… (tuerce el gesto) Carlos Larrañaga siempre se portó muy bien, grandes profesionales no como ahora.
Bajo la mirada de María se intuye un pasado de gloria que ya no volverá, pero mantiene intacto el brillo en los ojos que solo otorga el aplauso del público.

-Yo realmente era bailarina, trabajaba duro, hoy en día la televisión ha cambiado mucho…(hace una pausa) Ya se han olvidado de las que estuvimos antes. (Se atusa el cabello y se acomoda el foulard) -No me hagan fotos que estoy sin arreglar (Bromea María)
Saben, Felipe González acabó con una gran generación de actores, echó a todo el mundo de Prado del Rey (Prosigue) ¡Qué sensación era entrar por aquellos pasillos! ¡Son ustedes muy guapos eh!

-En especial Angie (Subrayo)
-¡Guapísima! (Exclama) (Todos reímos)

-Algún día escribiré mis memorias, tengo mucho que contar pero a nadie para que lo haga.
-Yo podría hacerlo (contesto) Empezaríamos por una entrevista radiofónica ¿Qué le parece?
-Muy bien, todavía tengo buena cabeza. Hoy en día las cosas funcionan muy mal, gente como Belén Esteban acaparan las audiencias, ¿Dónde está Estudio Uno o programas como La Clave? Ya nadie se acuerda de las que trabajamos tan duro. Aquí tiene mi número, llámeme un día de estos, insista si no cojo. Es usted muy guapa Angie (Todos reímos)
-Ya llega mi bus (Comienza a llover con fuerza)
María Pinar despliega su paraguas y bajo la lluvia se aleja con cierta dificultad al caminar. Se esfuerza en corregir su paso como si supiera que están grabando ese último plano para ella.
-¡Llámeme! (Exclama sin darse la vuelta)
La cámara la sigue perdiéndose en el último bus de la tarde. En su interior no hay nadie, tan solo el chófer que, sin todavía cerrar las puertas, arranca dejándonos la silueta de María difuminada tras el cristal cubierto por un millón de gotas. Las puertas del transporte urbano se cierran en movimiento desapareciendo en un brusco giro a la derecha.
Angie y yo nos miramos sorprendidos y reímos encantados bajo un improvisado cobertizo de una tienda textil.
-Mikel, aquí tienes una de tus historias ¿Nos tomamos una menta poleo?
-Me parece genial. Angie, contigo al fin del mundo.

It, el triunfo de los perdedores.

IMG_6542

Mi análisis sobre It.

Realmente el filme tiene un trasfondo interesantísimo, es el triunfo de los perdedores. Un grupo de adolescentes marginados que deben enfrentarse con los demonios del miedo de cada uno.

El mundo al que se enfrentan es un mundo doloroso y rutinario, por ello deciden unirse, en el grupo reside la fuerza, algo muy “HowardHawksiano”. Por ello crean su propio universo, para escapar de la realidad que viven y así poder vencerla. Es un cambio que deciden afrontar. El payaso es lo de menos, representa el enemigo que enmascara los males comunes de cada perdedor, de cada “loser” adolescente que sufre la humillación diaria.

Son muertos en un mundo de vivos que quieren dejar de serlo, son ellos los que flotan como globos que pinchan y revientan una vez tras otra. Y para dejar  de flotar hay que luchar unidos. Ese es el mensaje de fuerza contra la injusticia social de los débiles.

Navarro en Nueva York.

unnamed

La verticalidad busca ser profunda en la noche,
cuando las almas se reflejan en el río Hudson,
cuando las luces se recogen para ser dobles.

Agua y cristal, acero y cemento, gloria y olvido.
El olvido que cruza a través de un puente
que desea prevalecer para ser algo más que un recuerdo.

Manhattan es bruma y sol, noche luminosa, un abecedario
de ventanas que forman palabras de cuarzo.
Edificios poliédricos que ascienden a un cielo
de promesas incumplidas, de celeridad amarilla,
de tiempo cruel con voz de Frank Sinatra.

Todo eso es Nueva York, una manzana brillante
que desea ser mordida en la distancia.
Una gran manzana que tienes que morder,
hazlo y forma parte de la ciudad para siempre.